CAMPAÑA SALMONES FUGADOS PARA DISTRIBUCIÓN – PROYECTO DE LEY PRESENTADO POR EL DIPUTADO JUAN MORANO

Declaración de apoyo al Proyecto de Ley presentado por el Diputado Juan Morano
para que se permita la captura de salmones fugados o escapados desde
instalaciones de salmonicultura en la Patagonia Chilena.

Patagonia Chilena, Febrero de 2018.

1.- En Chile, el 100% de la existencia de salmones proviene de actividades de acuicultura: alevinaje y esmoltificación en lagos y ríos (salmones juveniles) y engorda en centros de mar (balsas-jaulas). Es decir, se trata de una especie exótica, que proviene del cultivo de ovas importadas y NO de una especie nativa.

2.- Los salmones son especies carnívoras, es decir, que se alimentan de otros peces para poder sobrevivir. Por ello, las fugas de salmones desde centros de cultivo, especialmente ubicados en el mar de la Patagonia, son particularmente graves: no existen depredadores naturales para controlar el tamaño poblacional del salmón fugado y los lobos marinos, que cumplen ese rol, han sido perseguidos y asesinados por los empleados de las empresas salmoneras que ocuparon el hábitat natural de los lobos.

1

3.- En Chile, las fugas de salmónidos por inoperancia en el transporte de alevines (juveniles) se remontan al menos desde el año 1991, cuando la barcaza “Bahía Pumalín” se hundió en la bahía de Calbuco provocando la fuga de su cargamento de alevines de salmónidos que transportaba con dirección a Chaitén (X R)1 .Con posterioridad y durante 20 años, millones de ejemplares han escapado de sus estructuras de cultivo por destrozos en las balsas –jaulas causados principalmente por temporales o por liberación intencionada de ejemplares que realizan las empresas salmoneras por razones sanitarias o económicas.

4.- En 1994, dos millones de ejemplares de salmónidos (valorados en unos US$ 15 millones por la entonces Asociación de Productores de Salmón y Trucha, hoy SalmonChile) escaparon en la Región de Los Lagos por daños en estructuras de cultivo causadas por un temporal2.

5.- En el año 2001, la empresa noruega FJORD SEAFOOFS reconoció haber “liberado” 13 millones de ejemplares de salmónidos en lagos y mar de las Regiones de Aysén y Los Lagos3.

6.- En el año 2003, escaparon 130 mil ejemplares de salmónidos en crianza intensiva (de unos 3,5 kilogramos de peso cada uno) desde instalaciones de la empresa CALETA BAY en el Estuario del Reloncaví. La empresa señaló, posteriormente, que sólo logró recapturar 2 mil ejemplares4.

7.- En el año 2004, cerca de un millón de salmones escaparon de balsas-jaulas de la empresa Salmones Antártica (filial de Nippon Suisan, Japón) instaladas en el Fiordo Aysén, Sector Bahía Acantilado, durante fuertes marejadas y vientos que azotaron el lugar. Dos semanas después, autoridades sanitarias locales y v oceros de la misma empresa emitieron una advertencia sanitaria en orden a que los salmones fugados eventualmente capturados por pescadores artesanales no debían ser consumidos por su alto contenido de antibióticos, que ponían en riesgo la salud de las personas5.

8.- En un informe elaborado por SERNAPESCA y dirigido a la Fundación OCEANA-Chile, se dan a conocer un total 3 sectores del Seno del Reloncaví donde se registraron, en la noche del 31 de Diciembre del año 2008, escapes de salmones.

Según SERNAPESCA y la agencia publicitaria SALMON-Chile, las fugas se habían producido por daños en las estructuras de cultivo provocadas por temporales.

Las mayores fugas las registra AGUAS CLARAS (filial de AQUACHILE) que pierde salmones en dos sectores: Ensenada Quetén (Hualaihué) con 250.000 truchas escapadas y en Isla Queullín, donde pierde otras 260.000 truchas6.

9.- En el año 2003, el Biólogo Marino Germán Pequeño, de la Universidad de Los Lagos, estimó que las fugas de salmones podrían alcanzar los 900 mil a 4 millones de ejemplares por año, los que consumirían casi dos mil toneladas de pesca silvestre que explota la pesca artesanal, cada año7.

10.- El consumo de pesca silvestre por la plaga de salmones fugados no ha sido cuantificada por los servicios públicos con funciones de fiscalización y regulación de la acuicultura en Chile. Sin embargo, no es el único efecto degradante que causan los salmónidos “fugados”. En otros países Grandes productores de salmón y Trucha, el escape de peces desde sus balsas-jaulas ha sido relacionado con la dispersión de enfermedades virales, parasitarias y bacterianas entre los mismos centros de producción e incluso afectando a las especies acuáticas silvestres.

11.- En Canadá, el escape de salmónidos en montos mucho menores a los registrados (oficialmente) en Chile fue motivo para declarar a British Columbia como “Estado de Emergencia” en agosto de 2017 por un escape de 300 mil salmones de la especie Salmo salar desde instalaciones afectadas por un temporal8.

2

12.- En sus funciones impropias de protección a la industria salmonera que han asumido los servicios públicos con injerencia en materias de fiscalización a la acuicultura, como la Armada de Chile y el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (SERNAPESCA) se han producido detenciones de pescadores artesanales que capturan salmones escapados incluso desde centros que operan ilegalmente en sectores no autorizados para operaciones de acuicultura. Sin embargo, ningún jefe de centro salmonero ni empresario ha sido detenido por esas infracciones a la Ley General de Pesca y Acuicultura.

13.- Todo lo anterior constituye parte del contexto histórico y de la cadena de desastres ambientales que ha causado la Industria Salmonera en el Mar de la Patagonia Chilena y es en ese contexto en que debe ser entendido el Proyecto de Ley presentado por el Diputado JUAN MORANO (DC) representante de la Región de Magallanes, para que se levanten las prohibiciones de captura de salmones escapados o intencionadamente “liberados” desde los centros de engorda.

En Magallanes ya se registran los efectos degradantes del ambiente marino por el actuar descuidado de la AMBIENTAL Y SOCIALMENTE INSUSTENTABLE Industria salmonera y la displicencia de los servicios públicos con funciones en materias de regulación y fiscalización de la acuicultura, como ya lo señaló la Contral oría General de la República en Septiembre de 2016 9.

14.- Los salmones fugados, con infecciones parasitarias, virales y bacterianas transmisibles, con contenidos de antibióticos, pesticidas y otros tipos de medicamentos que sólo son detectables tras informes que elaboran consultoras y laboratorios CERTIFICADOS POR LOS PROPIOS SERVICIOS PÚBLICOS INEFICIENTES DENUNCIADOS POR LA CONTRALORÍA GENERAL, sobreviven por la predación sobre las especies silvestres y constituyen una plaga que debe ser retirada inmediatamente del ambiente acuático que invaden.

15.- En consecuencia, los abajo firmantes nos sumamos a la iniciativa del Diputado Morano en orden a que se levante la prohibición arbitraria de captura de especies salmonídeas que escapan accidental o intencionalmente desde sus estructuras de cultivo, como una forma de mitigar los efectos degradantes e incluso riesgosos para la salud humana que causan estas especies introducidas en los Mares, ríos y lagos de la Patagonia Chilena.

16.- Estamos plenamente conscientes de que los salmones recapturados no pierden su carácter de productos tóxicos, de generación artificial y receptor de múltiples tipos de intervención química, por lo que no debieran ser destinados al consumo humano, aspecto que no se aborda en este Proyecto de Ley pero que, esperamos, sea considerado en futuras iniciativas legislativas de parte de los parlamentarios que representan a las regiones australes asoladas por esta Industria.

Documento y referencias aquí: Campaña Salmones fugados para distribución.

Si deseas colaborar como Institución o en forma personal, escríbenos a: defensa.bordecostero.austral@gmail.com

Comparte en las redes sociales para que más personas puedan ver este artículo.